Documental que revive el pasado negro del Ecuador



La ecuatoriana María Fernanda Restrepo tenía diez años cuando sus hermanos, Santiago y Andrés, desaparecieron en Quito.
Los dos adolescentes, de 17 y 14 años, cuidaban de ella durante las vacaciones de sus padres. El 8 de enero de 1988, la llevaron al colegio y le dijeron que la recogerían de una fiesta esa tarde. Pero Restrepo nunca volvió a verlos. Santiago y Andrés fueron secuestrados, torturados y asesinados por un grupo de policías. Sus cuerpos -que supuestamente fueron lanzados al Lago Yambo, dos horas al sur de Quito- nunca fueron encontrados.
Unas pocas fotos de familia sirvieron a Restrepo para mantener vivo el recuerdo de sus hermanos, además de las manifestaciones cada miércoles junto a sus padres, pidiendo justicia frente al palacio presidencial de Quito.
Más de dos décadas después, Restrepo, que ahora tiene 34 años, ha publicado un documental que fue presentado la última semana de febrero en el Festival de Cine de Cartagena, en Colombia.
Muchos libros y reportajes han contado antes la historia de la desaparición, pero la película "Con mi corazón en Yambo" es diferente porque muestra una mirada íntima a cómo la familia lidió con el suceso.
El documental ha tenido tal impacto en Ecuador que el fiscal general del país ha reabierto la investigación y el ministerio del Interior ha prometido mostrarlo al cuerpo de policía como parte de la formación sobre derechos humanos.








Crimen de Estado


"Esta película es parte de mi vida" le dijo Restrepo a la BBC. "Cuenta la historia de mis 24 años de vacío, sin mis hermanos".
Santiago y Andrés iban en su auto camino del aeropuerto de Quito para decirle adiós a un amigo. Se cree que unos policías les detuvieron para inspeccionarles, pero no está claro qué pasó después.
La policía presentó diferentes versiones, que más tarde serían descartadas.
Según una de ellas, los adolescentes murieron en un accidente de tráfico. Los agentes también indicaron que los fallecidos habían escapado de casa porque Santiago estaba cooperando con la guerrilla.
Los espectadores presencian la pesadumbre que cayó sobre la familia con un lento recorrido de la cámara por la casa de los Restrepo, donde la habitación de los niños permanece intacta.
María Fernanda cuenta la historia en primera persona, recordando el llanto inconsolable de su madre durante días, y la tensión y expectación que surgía cada vez que sonaba el teléfono.
El documental usa material de televisión de aquella época, así como documentos recopilados por la familia, para mostrar cómo las imágenes de Santiago y Andrés pronto se convirtieron en símbolos a lo largo de todo el país, y un número creciente de personas se unía a la familia durante las marchas de los miércoles en el casco antiguo de Quito.

En 1991, con una presión creciente, se creó una comisión internacional para investigar el caso. La comisión responsabilizó a varios agentes del Servicio de Investigación Criminal (SIC) de la Policía Nacional por el secuestro, tortura y muerte de los adolescentes.
Eventualmente, el SIC sería disuelto y en 1995 siete policías fueron sentenciados.
La escala de los crímenes contra los derechos humanos cometidos por el Estado es menor en Ecuador que en otros países latinoamericanos como Chile, Argentina y Brasil, donde miles de personas desaparecieron y fueron torturadas por los gobiernos militares de los '70 y '80.
Sin embargo, Ecuador no fue una excepción.
De acuerdo con la Comisión de la Verdad de Ecuador, que fue creada por el presidente Rafael Correa y publicó su investigación en 2010, la violencia patrocinada por el Estado fue la norma durante el gobierno democráticamente electo de León Febres-Cordero (1984-88).
Durante ese período, nueve personas, entre ellas los hermanos Restrepo, desaparecieron a manos de las fuerzas de seguridad de Ecuador, y un total de 310 personas fueron víctimas de abusos a los derechos humanos.


Fuente: bbc.co.uk


EmoticonEmoticon