Como adelgazar sanamente sin dietas

En ocasiones creo que nos hemos realizado la pregunta de como adelgazar sin dietas y sobre todo no cambiando la forma de alimentación, en la actualidad el como perder peso es algo que nos lleva a invertir en programas que no logramos obtener resultados que esperamos.


Muchas de las personas que inician una dieta fracasan en su intento por variados motivos: se hacen con poco convencimiento, son aburridas o monótonas, no se adecúan a los distintos momentos y situaciones de la vida, falta motivación y voluntad, pensamientos negativos, impaciencia. De ahí la importancia de adquirir buenos hábitos alimenticios y e incorporar a la alimentación recetas de cocina para adelgazar sin dietas.


Los alcohólicos que intentan dejar la bebida o los fumadores que intentan dejar el cigarrillo padecen los primeros días la misma reacción especial que padece el obeso que intenta cambiar sus hábitos alimenticios, es decir, el organismo está acostumbrado a un consumo regular de algo y de pronto se ve privado de ello, se ve privado de su especial droga y por ello protesta. Vencer esta situación de desánimo es quizás el factor más importante al plantearnos una dieta ligera. Ello puede lograrse solamente con motivación, que es la energía que nos impulsará hacia el logro de algún objetivo. 


También muchas veces las personas quieren adelgazar 10, 15 o más kilos por mes algo que resulta no sólo difícil sino que también puede ser peligroso si no se siguen las pautas adecuadas y se incorporan recetas light fáciles para una dieta ligera. A este respecto recordar que la Organización Mundial de la Salud recomienda a lo sumo perder 1 kg por semana. Por tanto, cualquier dieta que permita bajar entre 500 g y 1 kg a la semana habrá de considerarse excelente, ponderada, sana y lógica. Además, si ponemos unas metas fáciles de conseguir, y la persona puesta a régimen, consigue estos objetivos, se sentirá estimulada a continuar con la dieta, porque ve resultados.


Si una vez iniciada la dieta vemos que no seguimos adelante en nuestra reducción de peso, puede deberse a alguno de los siguientes motivos:


1) Retención de líquido: si el adelgazamiento se estanca por la retención de líquidos no deben tomarse diuréticos porque sólo empeorarán la situación y pudiera transformarse el problema transitorio en permanente. 
2) Adaptación metabólica: cuando se pierde peso, el organismo intenta detener el descenso disminuyendo la actividad metabólica. Esto puede combatirse con cambios en la dieta, por ejemplo, hacer un día a la semana una dieta hiperproteica o vegetariana y aumentando la actividad física. Otro día incorporar recetas de cocina ligera.
3) El estreñimiento: ésta es otra de las causas que hace que se deje de perder peso. Cuando esto suceda no utilice laxantes porque aunque estos laxantes sean de origen natural, no dejan de ser agresivos y además no corrigen el estreñimiento.
4) La menstruación: en las mujeres suele ser normal que se experimente un sobrepeso entre uno y dos kilos durante este período, por lo que esto debe considerarse relativamente normal. 


Un último consejo: prácticamente todas las personas que en algún momento han tenido problemas de sobrepeso, han intentado seguir algún tipo de dieta (o les ha sido recomendado alguno), con lo cual tienden a dar consejos de distintos métodos y distintas dietas. Olvídelos, usted debe seguir un plan de alimentación equilibrado y saludable e incorporar recetas de cocina para adelgazar sin dietas y finalmente no cambiar el plan así organizado.


Con respecto a los diuréticos que en muchos casos de tratamiento de la obesidad suelen ser recomendados, debemos recordar que cuando utilizamos diuréticos estamos eliminando agua y sales minerales, nunca grasa. Por tanto, las pérdidas de peso que los diuréticos puedan provocar son siempre ficticias. No obstante, no debemos confundir este consejo con un verdadero problema de retención de líquidos.




EmoticonEmoticon